3200 GRAMOS!!!

 

Que no existen los tamaños en la raza Yorkshire Terrier es algo que muchos se niegan a aceptar. “El veterinario me lo ha dicho”-dicen unos-, “El criador me lo vendió más caro porque es de tamaño pequeño”-dicen otros-, “el mío es de los medianos”… y así el 98% de la gente con la que nos paramos a hablar cuando sacamos a pasear a nuestros “enanos”.

 

El Yorkshire Terrier es una de las razas de perro conocida como pequeña cuyo estándar marca un peso máximo de 3.200 gr. Sin embargo, nada dice del tamaño en cuanto a medidas. Habrá unos que, aún teniendo un peso bajo, tengan una talla más grande y otros que pesen más y “abulten” menos. Es cierto que existen yorkies más grandes que otros por comparación, pero Yorkshire Terrier sólo hay uno y, ya de por sí, es un perro pequeño. No se pueden hacer clasificaciones por su tamaño, a diferencia de otras razas como el Schnauzer o el Caniche en las que sí hay tamaños claramente identificables y diferenciados por este motivo.

 

Lo que pretendemos con una cría responsable, es tener camadas de cachorros homogéneos. Esto significa que las características entre ellos sean lo más similares posibles y, entre ellas, el tamaño. Pero no siempre es posible y, en muchas ocasiones, no se logra por múltiples factores: bien porque sus antecesores pertenecen a líneas totalmente dispares (sabiéndolo o no); bien porque haya salido una camada numerosa y hay algún cachorrito que se ve perjudicado en detrimento del buen desarrollo y nutrición de sus hermanos; porque se haya adelantado el parto y los cachorritos no nacieron a tiempo cumplido, etc.

 

A veces surgen cachorritos con un peso y tamaño muy deficiente que arrastrarán de por vida. Este tipo de cachorritos no son deseables porque normalmente presentan carencias y defectos asociados al enanismo: fontanela abierta; paladar abierto; prognatismo o endognatismo; ausencia de testículo (en el caso de machos)…; son propensos a hipoglucemias, problemas de corazón y, en términos generales, serán más frágiles de salud. Son los que comercialmente la gente conoce como “toy”, “miniatura”, “tacita de té”… Nunca un buen criador presentará a su cachorrito pequeño de la camada bajo este calificativo, explicará qué significa que sea tan pequeño y dará directrices para su correcta alimentación y cuidados, incluso seleccionará con mayor exigencia a la familia a quién entregárselo.

 

Que estos cachorritos no sean deseables no significa que si nos nace alguno no hagamos todo lo posible por sacarlos adelante. Todo lo contrario, nos volcaremos más porque esos “enanos” sobrevivan, les buscaremos un hogar en donde sean los reyes de la casa, explicaremos a sus nuevas familias la realidad que supone tener un yorkito de estas características y estaremos ahí para todo lo que necesiten. Pero NUNCA TRATAREMOS DE CRIAR YORKSHIRE TERRIER RAQUÍTICOS INTENCIONADAMENTE: NO CRUZAREMOS EJEMPLARES CON TAMAÑOS Y PESOS POR DEBAJO DE LO RECOMENDABLE; ELEGIREMOS PADRES SIMILARES ENTRE ELLOS Y SANOS; ALIMENTAREMOS ADECUADAMENTE A LAS HEMBRAS GESTANTES Y LACTANTES PARA QUE SUS CACHORRITOS SE DESARROLLEN CON TODOS LOS NUTRIENTES NECESARIOS PARA UNA CORRECTA EVOLUCIÓN.